martes, 3 de enero de 2017

Demuestran que las plantas que crecen en su suelo local resisten mejor las enfermedades



Desde los inicios de la agricultura moderna, la mejora del suelo ha sido uno de los objetivos fundamentales de los investigadores y productores. Se han estudiado los compuestos que se han de aplicar al suelo para que las plantas produzcan más, mejor y más rápidamente, se ha invertido en multitud de sustancias químicas para optimizar la producción, eliminar malas hierbas, incluso se llega a producir en los famosos “cultivos sin suelo”, aportando todos los componentes básicos necesarios para la planta desde el exterior. Sin embargo, hasta hace unos años, se ha despreciado el estudio de uno de sus componentes fundamentales, sus microorganismos. Tal y como detallo en la entrada del blog:  Las bacterias beneficiosas de la rizosfera, el futuro de la agricultura, los microorganismos del suelo son vitales para la producción saludable en la agricultura. Durante los últimos años toda una industria basada en los biofertilizantes, biopesticidas y bioestimulantes compuestos por microorganismos está experimentado un verdadero boom en todo el mundo.

En esta línea, ayer se publicó en la prestigiosas revista New Phytologist un trabajo realizado por la Universidad de Helsinki (Finlandia) y la de Estocolmo (Suecia) en el que demuestran la importancia de los microorganismos del suelo en la resistencia de las plantas a enfermedades foliares. Es decir, demostraron que las plantas que crecen en el suelo en el cual están adaptadas resisten mejor las enfermedades.


¿Cómo lo han hecho?

Han partido de la teoría de que los componentes biológicos del suelo influyen en cómo se relaciona la planta con los patógenos fuera del suelo, que nunca se había demostrado en los sistemas naturales. Para ello utilizaron la planta Plantago lanceolata y su patógeno foliar Podosphaera plantaginis, un tipo de oídio. Recogieron semillas de la planta de diferentes zonas del norte de Europa, así como del suelo donde crecían, y muestras del patógeno también de cada una de las zonas muestreadas. En un invernadero crecieron las diferentes semillas en los diferentes suelos y fueron inoculadas con las diferentes cepas del patógeno. Es decir, cada planta se sembró en su suelo original y en varios que no le eran “conocidos”. Además, algunas semillas se sembraron en suelo que previamente se había esterilizado, es decir, en suelos sin ningún patógeno que les ayudara a “luchar” contra la enfermedad.

Observaron que las plantas crecían mucho más rápidamente y mejor en sus suelos originales, es decir, en aquellos en los cuales había microorganismos a los cuales estaban adaptados, y mucho más que en aquellos que se había esterilizado el suelo y no había ningún microorganismo. Además, las plantas adaptadas a su suelo mostraban un mayor resistencia a la enfermedad, menor agresividad de la enfermedad y un mayor tiempo de aparición.

Conclusiones

Estos datos resaltan la importancia de la composición de la biota de los suelos en la co-evolución de las plantas, microorganismos del suelo y patógenos foliares. Es decir, los microorganismos beneficiosos del suelo han evolucionado genéticamente para poder “ayudar” a la planta a “luchar” contra los microorganismos, o la planta “ha seleccionado” a los microorganismos del suelo que mejor le vienen para combatir la enfermedad. Este estudio además destaca una vez más el inmenso potencial, en su mayoría inexplorado, que tienen los microorganismos del suelo para encontrar herramientas para luchar contra las enfermedades de los cultivos. Por último, en el artículo destacan la importancia que puede tener el uso de semillas locales en la agricultura, como forma de luchar contra los patógenos. Como se dice en inglés “Think globally, act locally”, “Piensa globalmente, actúa localmente”.

El estudio completo lo puedes leer en este link.

Y la imagen de portada del artículo, de la planta Plantago lanceolata proviene de Frank Vincentz (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons.
Compartir:

1 comentario :

  1. Muy interesante artículo.
    Se me ocurren otras dos conclusiones:
    - la importancia de la epigenetica en la adaptación de los individuos al medio
    - las legislacion sobre semillas en agricultura va en contra de estas evidencias. Muy restrictiva en el uso de variedades locales.

    ResponderEliminar

Artículos científicos para no científicos

El objetivo fundamental de este blog es acercar la ciencia a la sociedad de forma que todos seamos partícipes de los avances científicos, haciendo así una sociedad más justa, igualitaria y avanzada. A lo largo de este blog podrás informarte de forma amena, con el máximo rigor científico y de primera mano, de los últimos artículos científicos en las mejores revistas internacionales.

Subscríbete gratis! Te enviaré un email cuando publique la siguiente entrada.

Todo lo publicado puede difundirse por cualquier medio (nombrando este blog como la fuente). Con la tecnología de Blogger.

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Labels